19

marzo

0

Mal de muchos, consuelo de todos

by Alberto González Vázquez

Efectivamente: estoy escuchando a Anastacia. E-S-C-U-C-H-A-N-D-O. Eso es.
Como digo yo: al que madruga Dios le ayuda.
Efectivamente: estoy escuchando a Offspring. A todo trapo. Escuchando. A Offspring. A todo trapo.
Como digo yo: la primavera la sangre altera.
De repente, todo empieza a ir demasiado deprisa. Empiezas a perder el control. Claro, sí, eso no debería ser un problema para un hombre capaz de satisfacer a cuatro mujeres después de beberse cuatro botellas de ginebra. Pero lo es. Por ejemplo, si conduces borracho y te para la Guardia Civil no es muy inteligente pedir a los guardias que sean breves porque tienes prisa. Contarles que tu padre tiene gripe y que has ido a comprar Frenadol a una farmacia que está en la calle Goya porque es la única que conoces que abre las veinticuatro horas. Son las cuatro de la mañana. Vives a las afueras de Madrid. La Guardia Civil te ha parado en la puerta de tu casa. Te pone una multa por no llevar carnet de conducir. Tus amigos se han ido a dormir. Tu novia viaja camino de Barcelona con una amiga que trata de convencerla de que eres un hijo de puta. Al día siguiente lo cuentas en tu blog. Eres gilipollas. Empiezas a perder el control.
Efectivamente: la música ha dejado de sonar.
Como digo yo: ha dejado de sonar

no widgets added to the this sidebar"