19

junio

0

Celulitis

by Alberto González Vázquez

Vale. El jueves cenamos en la terraza de mi hermana. Desde allí se ve todo Madrid y eso es algo que siempre nos emociona, aunque nunca hayamos prestado atención a las vistas. Llevaba cuatro o cinco días sin beber y, bueno, me emborraché un poco, no sé, sin demasiado entusiasmo. Nacho sólo bebía de una botella de plástico que había rellenado con sirope de arce. Nahikari llamó a Eugenio, que apareció al cabo de un rato, se bebió un par de copas de Torneo y habló por teléfono. Interrumpió una de sus conversaciones para decir que se encontraba muy a gusto, recibió una nueva llamada y se disculpó. “Tengo que marcharme”, dijo. “Pero he estado muy a gusto”.
El viernes llevé a Antonia a la estación y me fui a casa a ver “El largo adiós”, pero no pude, así que me quedé un rato mirando al techo.
Estoy viendo un grupo enorme de quinceañeras y todas tienen celulitis

no widgets added to the this sidebar"