23

noviembre

0

Cumpleaños

by Alberto González Vázquez

Bajé a tomarme una copa al bingo y cuando regresé a la fiesta los sesenta invitados llevaban MI CARETA. Supongo que Antonia esperaba otra reacción. Lo siento, Antonia, pero aquello era abrumador. Aquello daba MIEDO. Te quiero, Antonia. Al día siguiente subí en el ascensor con el vecino de abajo y no me saludó.
—¡Hola!
De acuerdo, una vez vomité en sus sábanas, pero no sabe que fui yo. Por la noche fuimos a la creperie de San Vicente Ferrer y Nahikari nos contó la fiesta. Sólo había bebido café y Frenadol así que más o menos, se había enterado de todo. Es decir, de nada. Un pollo intentó robarme el bastón y Nacho rompió sus discos. Un marica regaló a Antonia dos patos de goma (“para que te recuperes de la contractura”). Los tiré por la ventana. Alberto se sacó la minga en una habitación oscura, vomitó y durmió con una borracha. Bailé “Welcome to the Jungle”

no widgets added to the this sidebar"